Cuando pequeña, pasaba las tardes de enero (como l…

Cuando pequeña, pasaba las tardes de enero (como las de todos los dias, de todos los meses) en casa de mi abuela. Pero en enero eran magicas, el despertar del jardin, como si el año al aparecer encendiera las plantas. Esa casa es especial. Tal vez muchos nietos del mundo piensen como yo, que la casa de los abuelos esta encantada. Algunos pueden decir que por ke los abuelos son mas benebolos que los padres, o un sinfin de ideas que les hace pensar que ese lugar no es ordinario. Yo me crie ahi, entre las babosas del jardin, el canto de los canarios, los bebederos de granadina para los colibries, invadidos por las hormigas… en este enero la nostalgia me invade, tal vez el clima, lleno de humedad, me hace recordar el pasillo mojado, y el olor a la lluvia ligera… el escurrirme entre las macetas y eskulkar los belenes para encontrar algun florete de semillas destanteado que se dejo el otoño…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s