Soy la mayor de tres hermanos, mi hermana es 11 meses más chica, y mi hermano tiene 16.

Nunca desarrolle ninguna concepción, ni tomé partido acerca del dicho de “virgen hasta el matrimonio” aunque nunca me lo trague por completo.

Recuerdo algunas noches, en que mi hermana y yo no podíamos dormir, platicábamos de que tan bueno o malo sería el sexo premarital, y a veces yo tomaba una postura, y a la siguiente vez tomaba la otra.
Es curioso, tal vez por ser la mayor siempre he sido más recatada o al menos, más cuidadosa con la imagen que los adultos tienen de mí.  Supongo que fue por eso, que espere a que mi hermana se desvirgara para hacerlo yo, es bastante precoz.

Era agosto y hacia calor, eran mis últimas vacaciones como universitaria, y después de una borrachera de tres días (hartas drogas y rock), logré escabullirme a la cama con mi entonces no novio.
Ya tenía yo rato de venir insistiendo en aumentar la candencia de nuestros encuentros, pero el siempre reunía… siempre insistió en que la virginidad era algo único.

Ese jueves, me preguntó “¿Estás segura?” a lo que contesté entusiasmada (mucho) “venga, dale”…y así fue como pasó…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s