Happy together.

Anoche, mi papá me dijo que tenìa muy abandonado al perro. Realmente no considero tenerlo abandonado, duerme conmigo, en mi cama, despertamos en la mañana y desayunamos juntos. Si es uno de esos afortunados días en que no hay trabajo matutino, vegetamos juntos en la cama, jugamos con su homónimo, o al “atrapa al monito”, o “quítame el calcetín”. Si es un día normal, o sábado de terapia, él se regresa a la cama a tomar el sol, y yo a hacer mis actividades. Cuando regreso del trabajo y hay luz (mèndigo cambio de horario) o es domingo y hay vía recre-activa salimos a pasear yo en la bici y el trotando alegremente como conejito en verde pradera. En las noches jugamos carreritas o al monstruo, y a veces invitamos a Naif. En la cena le doy una tortilla caliente y sus croquetas, y despuès de que me baño, disfrutamos de la cobija elèctrica en estas noches friolentas.

huesitios2.jpg

Mañana Huesitos, (Huesos es su nombre) y yo cumplimos 6 meses de conocernos, de salvarnos el uno al otro.

Creo, que es un perro feliz.

de tristeza y depresión

Hay días que amanezco así, triste, deprimida, sin ganas de nada. Han pasado un par de semanas en que mi estado de ánimo está raro, más pirado que lo usual, y ya estoy cansada. El cansancio emocional es peor que el físico.

Hoy me regañaron en la escuela por sentarme en el escritorio. Creo que le dio más pena a la de control escolar decirme, que a mi la regañada. Esa escuela es completamente surrealista.

Esta ventana tien abierta 6 horas, ya la voy a publicar así.

¡ay!

Según yo quería hacer un post todo lindo y largo y así… pero ya no me dio tiempo…  así que no me queda más que reportarme de rapidito y decir que todo va bien (a pesar de los cólicos).

Sedada…

Acabo de comer y ya me quiero ir.

Hoy, por alguna causa extraña, tengo mucho trabajo… para mi desfortuna también tengo mucho sueño. Lo malo de los días que trabajo en la tarde es eso: que me da mucho sueño, flojera y me aburro un montón.

En la mañana pasó algo inusual. El Huesitos se hizo pipí en mi cama. NUNCA lo había hecho (al menos no en mi cama) y me molesté bastante… más que por el hecho en sì, me encabronè porque me sentè justo en donde estaba mojado, y tuve que bañarme de nuevo y cambiarme (como si tuviera tanta ropa limpia -.-).

Me acabo de enterar porquè hay tanto trabajo: el programador renunció. Le ofrecieron algo mejor y sin avisar, namás se fue. Él me cae bien, le echabamos carreta al jefe y nos burlabamos de todos. Espero que le vaya mejor en el otro lugar.