desde la cueva…


He decidido no enojarme. No es lo mío mantenerme indiferente a mis emociones, pero creo que no vale la pena. Son justo las pequeñas cosas las que me vuelven neurótica, las cosas buenas que parecen malas, las buenas intenciones que se quedan en el camino, las promesas mentirosas, las ilusiones desteñidas.

Heme aquí, insultada en mi inteligencia, mucha o poca, pero insultada. Insultada, usada, descuidada de mi misma, perdida, abandonada: rota. Aprieto las muelas y rechino los dientes; y estoy enojada muy enojada, pero elijo ser indiferente. Hoy es uno de “esos” días en que lo mejor es apagar el celular y ponerse a hibernar.

____________

Edit: El post anterior, contenía dos faltas de ortografía que ya han sido corregidas. (Creo que sí estaba muy enojada, tanto que no las noté hasta hoy). Saludos.

10 thoughts on “desde la cueva…

  1. En días como esos lo mejor es tomarse uno su tiempo para hibernar y dejar las emociones reposar.
    Enojate, se vale, pero no te dejes llevar por el enojo =)

  2. ¡Pero hibernar no soluciona nada!

    Mejor manda a la chingada a aquél o aquélla que te insultó en cualquiera que haya sido el ámbito. Mándao a la fregada y siéntete bien contigo misma.

    Las cuevas no solucionan nadita.

  3. nena! echale animo… bájale a la cadena y que los demás se embarren con su propia mi… ya sabes qué.

    te quiero mucho… te mando un abrazo sabor frapu reconfortante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s