Contrabando de amor

Hablemos de los sustitutos. Me viene a la mente, sustituto de azúcar. Sabe a azúcar ¿parece azúcar? no es azúcar, y sin embargo lo prefiero o quiero engañarme para afirmar que lo quiero, y no engorda, o al menos da esa impresión.

¿Qué pasa cuando el sustituto mejor al original? Estoy confundida.

Soy tan nena. Me siento tan herida, y es estúpido e intrascendente, pero me crispa los nervios. Es como la canción de Andrés, son las nueve. Ya. Es la hora de las incoherencias, sólo que hoy las escribo aquí y no se quedan flotando en mi mente. Todos flotan.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s