Wasted hours

Wishing you were anywhere but here
You watch the life you’re living disappear

Hace muchos años, tuve una primera (y única) cita con un individuo. Era sábado y yo ya le había dicho que tenía planes, había un festival de música en Chapultepec y quería ir a ver al Gran Silencio, pero él quería invitarme un café. Tons yo muy práctica sugerí fuéramos temprano al café y después al tokin, así quedamos.

El hombre llegó tarde, pero finalmente llegó. Cuando me dijo “vámonos” fue raro, digo estábamos ahí porque había hartos cafecitos y bistrós. Yo un poco desorientada pero sin deseo de ser remilgosa dije, bueno, vayamos y vamos viendo. Salimos. Cruzamos la calle. Me abre la puerta del Oxxo.

Me serví un moka (qué yo pagué), él compró un americano y unas donitas Bimbo. Volvimos a la plaza, nos sentamos en una banca y conversamos de trivialidades, nada extraordinario. Con la caída la tarde, le pregunté si ya nos íbamos al festival, “no me gusta la música” contestó . ¡Oh! Fue todo lo que pude decir. Nos despedimos. Nunca supo más de mí.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s