minipost

Mañana doy clases todo el día… no he terminado de preparar el tema que toca ver… y no tengo intensiones de terminarlo… estoy cansada, somnolienta y exhausta… pero al menos las hormonas dejaron de jugar a la guerra de Troya en mi torrente sanguíneo.

Panza dolers…

He abusado. Desde el jueves comenzaron las malpasadas… y no es una queja, o al menos no mía: mi panza opina distinto. El exceso de humo y alcohol, la falta de horas dormidas, el que una vez más haya olvidado mis medicamentos, los sustos y la pálida policiaca (sobre todo esta última) hacen que mi estómago esté en peligro de extinción.

Pese a los sustos, y el dolor, confío y celebro: Anoche brindé por la felicidad, por la mía, y por la ajena… por los amigos: mi familia por elección, por haber vuelto de un viaje que parecía interminable, por volver a casa, a mí casa, por volver a mí… porqué si estoy conmigo nunca volveré a estar sola… por que siempre hay una oportunidad de comenzar de nuevo, por las madrugadas compartidas, las sonrisas cómplices y los brazos abiertos… por los besos rojos, y es que los besos son tan ricos…

Me muero de sueño…

hoy es uno de esos malditos días en que quiero morir… o desaparecer… o sencillamente dejar de existir… puros pensamientos tristes y nostálgicos aparecen en mi mente, y una tormenta de odio y decepción se acumula entre mis huesos….

maldita sea… odio cuando no tomo mi medicina…

hope

Estoy sola en la oficina.

Hace mucho que no escribo… casi un mes…

Me cuesta trabajo hacer un recuento de lo que ha pasado, por que ni yo lo tengo muy claro. Me encuentro bien.

Estoy llena de planes y sueños, y un montón de tiempo para realizarlos; dejé de pensar en el por qué y me concentré en el para qué… el proceso ha sido difícil y estoy muy cansada… aunque creo que no hay forma de no estar cansada, esta es una carrera de resistencia.

Tengo veintiséis años… y nunca pensé vivir tanto… ¡mi expectativa de vida eran 16!

mis amigos

los amigos son lo máximo, los mios únicos… ustedes saben, mil gracias, por hacer de este día el mejor de mi vida, y el peor del resto…

los quiero, no tienen una idea de cuanto…